Misiones, Monday 13 de November de 2017

Un grupo de misioneros experimentó un viaje de terror el pasado viernes, cuando el colectivo en el que viajaban con destino a Brasil despistó y terminaron en un campo de soja, prácticamente en medio de la nada.

El accidente, que no registró heridos ni víctimas fatales, sucedió a las 22.30 del 10 de noviembre, en la ruta 285, entre las ciudades de Ijuí y Passo Fundo, en el estado de Rio Grande do Sul. El micro en cuestión pertenece a la firma Reunidas y partió de la Terminal de Ómnibus de Posadas, cruzando la frontera por Santo Tomé, Corrientes, según el relato de Tomás, uno de los pasajeros que prefirió identificarse sólo con nombre de pila.

 

Tomás es posadeño y se comunicó con El Territorio en representación de los 35 pasajeros que iban en el micro. “Fue una experiencia aterradora” fue lo primero que expresó este hombre, a lo cual agregó: “El viernes tomé el colectivo para viajar a Camboriú. Salimos de Posadas; pasamos la Aduana y en Santo Angelo hicimos un cambio de choferes; hasta ahí todo iba normal. A las 22.30 el colectivo, sin ningún tipo de explicación se mete en un campo de soja. El chofer no supo explicar qué fue lo que sucedió. Al momento del hecho, se fue del lugar dejándonos desamparados. Ni siquiera preguntó si estábamos bien”.

 

“Según el chofer, un pasajero dejó abierta la puerta que divide la cabina del conductor con los asientos de los pasajeros, y él intentando cerrarla pegó un volantazo y por eso terminamos en el campo de soja. No fue así porque ningún pasajero se dirigió a la cabina del chofer. Lo que nosotros dedujimos es que se quedó dormido y cuando se dio cuenta, pegó el volantazo”, argumentó Tomás.

 

“Todos coincidíamos en que fue una gracia de Dios, porque si en ese lugar había un arroyo o un barranco, hubiese sido una tragedia. Estamos agradecidos de poder contar esto y queremos prevenir a las personas. Digo esto para prevenir a las personas que tienen pensado viajar a las playas brasileñas este verano y contarles lo que fue mi experiencia con la empresa Reunidas, una firma brasileña que sale de Posadas a Florianópolis”, expresó el pasajero.

 

Se quejó además por la falta de repuestas por parte de la firma. “La empresa no nos dio explicación alguna ni pidió disculpas ante lo sucedido. Hicieron como que no pasó nada. Todos terminamos muy asustados”, sostuvo.

 

Es que después del accidente, los misioneros quedaron varados en medio del campo, dado que el chofer se había ido, sin dar demasiados detalles. Tras reunirse y ponerse de acuerdo, decidieron refugiarse en el colectivo ante la inseguridad que existe en la ruta.

 

El lugar del accidente se encuentra a unos 400 kilómetros de Santo Tomé y a 270 de El Soberbio.

 

A las tres horas de lo sucedido, llegó otro colectivo para auxiliarlos. Y como si no fuera suficiente, una vez que reanudaron el viaje, a pocos kilómetros, el coche se averió y debieron esperar para ser nuevamente auxiliados por otro vehículo.

 

El Territorio se comunicó con Reunidas, desde donde señalaron que no se reportaron siniestros durante el fin de semana. No obstante, existe un dato no menor: las agencias de viaje de Posadas no trabajan con la firma brasileña, justamente por tener antecedentes negativos, según experiencias de los clientes.