Misiones, Wednesday 15 de February de 2017

El pasado martes 7 de febrero, la Provincia de Misiones participó (según las propias palabras del gobernador) de un “hecho histórico” al acompañar al presidente de la Nación Mauricio Macri, al encuentro bilateral con el presidente del Brasil, Michel Temer. De los temas conversados relacionados a la integración física entre nuestra provincia y el vecino país, Hugo Passalacqua destacó el interés de los gobiernos de Brasil y Argentina de construir dos nuevos puentes sobre el Río Uruguay, uno de los cuales se emplazaría en el sur de Misiones. Siguiendo las declaraciones de nuestro gobernador, Passalaqua agregó que “él (por Macri) está convencido de que hay que hacer otro puente con Brasil, después veremos dónde lo hacemos, donde vaya estará bien”, y en otro fragmento aseguró que los mismos “llevarán su tiempo pero que se concretará(n)”.

Nadie está en contra de construir dos nuevos puentes internacionales, al contrario, toda medida de integración con Brasil es bienvenida. Pero hay que poner en discusión, decir y proponer, que antes de que erógenos cifras millonarias de nuestros impuestos para la construcción de dos nuevos viaductos, deberíamos gestionar ante las burocracias de los gobiernos nacionales de Brasil y Argentina, para que de una vez por todas se habiliten para el comercio internacional (y el tránsito de personas durante las 24 horas), a los dos puentes ya existentes entre nuestra provincia y el Brasil. Estamos hablando del "Puente Andresito-Capanema" y del "Puente Comandante Rosales".

El Andresito-Capanema vincula respectivamente a las ciudades homónimas de nuestra provincia y el Estado de Paraná. Luego de haberse finalizado las obras en 1994 y habilitado para el tránsito de personas en 1995, este paso internacional recién quedó conectado efectivamente al sistema vial nacional en el año 2008, a partir del asfaltado de la Ruta Provincial 19 que lo conecta con la Ruta Nacional 12. Todavía este paso carece de la habilitación para el tránsito de personas durante las 24 horas del día por falta de personal en Brasil, y nunca contó con la habilitación para traspasar mercaderías. El Paso Comandante Rosales vincula por su cercanía a las ciudades de San Pedro en nuestra provincia, y de San Miguel do Oeste en Santa Catarina (Brasil). Finalizada sus obras en 1994, este puente internacional jamás se habilitó para el comercio internacional, y hasta el día de hoy jamás se apostaron las autoridades migratorias y aduaneras del Brasil, mientras que nuestro país recién en 2015 hizo presencia con dichas autoridades, ya que antes solo estaba apostada Gendarmería. En 2015 se finalizaron las obras de asfaltado de la ruta provincial 27 que conecta este viaducto internacional a la RN 14 y al sistema vial nacional.

Hace pocos días en Brasil perdimos otra oportunidad de solicitar a los presidentes de Argentina y Brasil a que incluyan en la agenda bilateral y firmen un “decreto de necesidad y urgencia” para que las burocracias nacionales de ambos lados se pongan de inmediato a trabajar, a poner en condiciones, a trasladar personal existente, y a habilitar definitivamente para el comercio internacional (y el tránsito de personas las 24 horas), a los dos puentes internacionales ya construidos en Misiones: el Andresito-Capanema y el Comandante Rosales. Dicho decreto tiene escaso costo fiscal, y beneficios por donde se lo mire: potenciará la relación bilateral entre Brasil y Argentina, beneficiará a la provincia de Misiones en general y a los municipios de Andresito y San Pedro en particular, y alegrará a todos los que apostamos por la profundización de las relaciones entre el pueblo argentino y el brasilero.

Por Fernando Santacruz. Licenciado en Relaciones Internacionales. fernandosantac@gmail.com. Articulo elaborado para la Edición Impresa del Diario El Territorio del Miércoles 15 de Febrero de 2017.